Chile es el segundo país de Latinoamérica con MEJORES CONDICIONES PARA ENVEJECER

Con cerca del 24% de su población con 60 años y más, Suiza lidera en este ámbito al contar con una serie de políticas y programas para el envejecimiento activo y la promoción de capacidades, salud y entornos favorables. Chile, según el Indice Global AgeWatch, destaca en estado de salud y seguridad de ingresos, pero aún está al debe en entornos favorables.

TRABAJANDO SU RETIRO 

Actualmente hay sobre 900 millones de personas de 60 años y más en todo el mundo, lo cual representa el 12% de la población global. En 2030, en tanto, se proyecta que esta cifra aumente a 1400 millones de habitantes, lo que representará el 16,5% del total; mientras que en 2050 ascenderá a 2.100 millones, es decir el 21,5%. América Latina, por su parte, es una de las regiones de más rápido envejecimiento a nivel mundial y paralelamente presenta políticas progresistas respecto de este fenómeno. Así lo destaca el último índice Global de Envejecimiento AgeWatch del organismo internacional HelpAge, que mide las condiciones de calidad de vida en la vejez de 96 países y que revela que Panamá lidera la región, seguido por Chile y después Uruguay. En tanto, a nivel global nuestro país se encuentra en el lugar 21 del ranking, donde Suiza está en la cima. El país europeo, con cerca del 24% de su población de 60 y más años, se ubica en el primer lugar por una serie de políticas y programas para el envejecimiento activo y la promoción de capacidades, salud y entornos favorables para los adultos mayores. La posición de cada nación se explica, en gran medida, por la existencia y efectividad de políticas públicas, con una orientación de políticas sociales en general y de envejecimiento en particular, según se señala en el estudio.

La mirada, en detalle a la SITUACIÓN LOCAL

En general, señalan en AgeWatch, existe una correlación entre la proporción de personas mayores y la posición en el índice. Por ejemplo, países con dimensiones más grandes de seniors en su población total, como Chile (21), Uruguay (27) y Argentina (31), se encuentran en mejores posiciones en el informe. Sin embargo, hay excepciones como Panamá (20) y Costa Rica (28) que ostentan altos lugares, pero bajas proporciones de personas mayores.

EN CHILE, los adultos mayores superan los 2,8 millones de personas, equivalentes al 16,2% de los habitantes del país, según el Censo de 2017.

Con todo, nuestro país se encuentra en un buen puesto, coinciden los expertos, encabezando la región e incluso superando a mercados desarrollados con ingresos más altos que los chilenos. María Paz Arzola, coordinadora del Programa Social del Instituto Libertad y Desarrollo, comenta que el resultado se explica principalmente por el buen desempeño en los indicadores del estado de salud de las personas (esperanza de vida y bienestar psicológico), y de competencias personales (condiciones laborales y de educación), en los que Chile ostenta los puestos 14° y 22°, respectivamente. Algo que para Arzola es especialmente destacable, pues estos indican la autonomía con que las personas de la tercera edad son capaces de desenvolverse, tanto en términos de su salud como de su educación y posibilidades de empleo.

“En el indicador de seguridad de ingresos (o pensiones), en términos absolutos y en comparación con la región, alcanzamos un buen puntaje, aunque respecto al resto del mundo estamos en el lugar 43°. Eso significa que hay espacio para avanzar, y el que se esté discutiendo una iniciativa para mejorar las pensiones va en la línea correcta”, señala la experta.

Asimismo, agrega que sin duda el desafío está en tener una mayor flexibilidad laboral, ya que es clave que los seniors puedan participar del mercado laboral más activamente.

De igual forma opina Rosita Kornfeld, experta en derechos humanos de las personas mayores de la ONU, quien asegura que la posición de Chile es positiva. “Los resultados del índice confirman que tenemos que tener más formación de recursos humanos y posibilidad de trabajo para los adultos mayores. Por eso Panamá nos gana, porque tiene un sistema de trabajo bastante eficiente para ellos, teniendo menos adultos mayores en su país. Tenemos que poner el énfasis en el empleo”, dice Komfeld.

De hecho, según información del informe AgeWatch, Panamá tiene una tasa de empleo del 98,3% para personas de entre 55 y 64 años, posiblemente en respuesta a los bajos ingresos provenientes de la jubilación. También tiene buenas puntuaciones en el dominio de salud, una posición moderada respecto a la cobertura de pensiones y una tasa de pobreza del 17,7%. Kornfeld destaca, además, que el Estado de Chile ha trabajado en la línea del envejecimiento desde la década del 90. “Hay institucionalidad con el Senama, una pensión básica solidaria, un programa de salud amparado en el GES, del cual el 85% de las prestaciones son para personas mayores, y varios programas con fondos destinados exclusivamente a la tercera edad”, destaca la también exdirectora del Senama en el primer gobierno de Sebastián Piñera, asegurando que estas son políticas que posicionan al país como uno de los mejores para envejecer en la región.

LOS DESAFÍOS: mejorar el nivel educacional

Sobre las perspectivas futuras, Constanza Daniels, gerente general de Fundación Oportunidad Mayor, advierte que aún existe una importante brecha para ser considerado un país “modelo” para envejecer. En este sentido, dice que lo primero que se debe hacer es mejorar el nivel educacional. “Está demostrado que la educación influye de manera relevante en el bienestar que alcanzan las personas cuando superan los 65 años”, asegura la ejecutiva, lo que confirma que se podrían complementar las mejoras en las condiciones de acceso al empleo de la tercera edad, disminuyendo la ocupación informal. “Además, es necesario fomentar entornos físicos propicios para los mayores, que les posibiliten una vida activa. Promover las ciudades amigables a nivel nacional, en ámbitos como la vivienda, transporte, espacios públicos, entre otros”, enfatiza Daniels.

LA INDEPENDENCIA es la clave del éxito

Parte de las conclusiones del estudio de la consultora internacional HelpAge es que la desigualdad en la tercera edad está en aumento en cuanto al acceso a la salud, la educación y niveles de ingresos. Por ejemplo, globalmente el 46,8% de las mujeres de entre 55 y 64 años son económicamente activas, en comparación con el 73,5% de hombres. En América Latina, en tanto, solo el 52,4% de las mujeres reciben pensiones, mientras que el 62,3% de los hombres lo hace.

Asimismo, el índice confirma que los países con mejores resultados poseen políticas sociales y económicas que apoyan las capacidades, el bienestar y la autonomía de los seniors, y no dependen exclusivamente de las familias para que los apoyen. También cuentan con políticas de bienestar social desde hace años e implementan pensiones universales y un mejor acceso a cuidados de la salud, además de contar con planes de acción sobre el envejecimiento. Este enfoque se evidencia en algunos países con posiciones medias como Chile y Argentina.

El ejemplo de Japón COMO PAÍS ENVEJECIDO
Un buen modelo de país que invierte en el envejecimiento de su población es Japón, una nación donde un tercio de sus habitantes es senior. A modo de ejemplo, en la década del 60 Japón emprendió una política de bienestar integral e introdujo cuidados universales de salud, una pensión social universal y un plan para la redistribución de ingresos, tasas bajas de desempleo e impuestos progresivos. Esta inversión ha dado frutos con una fuerza laboral más activa y una mayor expectativa de vida. Como consecuencia, Japón no es solamente el país de mayor envejecimiento, sino que uno de los más saludables y ricos del mundo.

SENAMA RESPALDA RESULTADOS y repasa iniciativas en torno al envejecimiento
El director nacional del Servicio Nacional del Adulto Mayor, Senama, Octavio Vergara, comenta que efectivamente los estudios internacionales muestran que Chile ha avanzado bastante en la generación de políticas que permiten a las personas mayores obtener mejores condiciones para envejecer. “Si bien las encuestas nos muestran que el país es pionero en Sudamérica y se ubica en el lugar 21a nivel mundial de acuerdo al análisis que realiza HelpAge International a través del índice Global de Envejecimiento, es importante resaltar que aún quedan muchos aspectos en los cuales es necesario seguir trabajando como sociedad”, dice.

Por lo mismo, Vergara pone de relieve el desarrollo de una serie de iniciativas por parte del Gobierno que buscan que el país siga mejorando en diversos ámbitos, donde la participación de los diferentes actores y de los propios mayores es fundamental.

En salud, por ejemplo, las proyecciones del INE dan cuenta de un aumento en la esperanza de vida, la cual al año 2050 será de 83 años para los hombres y 87 para las mujeres. “Esto nos llama a avanzar en la necesidad de contar con más médicos especialistas, por lo que el compromiso del Gobierno es aumentar en, al menos, un 50% el número de geriatras que hay actualmente”, dice Vergara y agrega que también buscan avanzar en la creación de Unidades Geriátricas de Agudos, para poder entregar atención específica a las necesidades de la tercera edad.

“Respecto del ítem competencias, que dice relación con las condiciones laborales y de educación, a partir de este año se eliminarán los topes de edad que incorporaban los planes de capacitación del Sence, lo que permitirá acceder a las personas mayores a cursos de capacitación y emprendimiento”, precisa.

Además, señala que hoy uno de los objetivos es impulsar el desarrollo de ciudades amigables para la tercera edad, para lo cual están realizando seminarios en los que participan municipios de todo el país, donde se da a conocer cómo suscribirse a esta iniciativa que lidera la Organización Mundial de la Salud: “Desde el Senama realizaremos todo el acompañamiento técnico y la asesoría para que las comunas puedan ser parte del proyecto, lo que permitirá a los seniors contar con entornos más cercanos y acorde a sus necesidades, lo que se traduce en una mejor calidad de vida para ellos”.

46,8 % de las mujeres de entre 55 y 64 años son económicamente activas a nivel mundial, en comparación con el 73,5% de hombres.

52,4% de las mujeres en América Latina reciben pensiones, mientras que el 62,3% de los hombres lo hace, según HelpAge.

16,5% de la población mundial tendrá sobre 60 años a 2030, equivalente a unos 1.400 millones de habitantes.

Fuente: El Mercurio

Total
5
Veces compartido
Ir al contenido