De qué hablamos cuando hablamos del buen trato a las personas mayores

Frente al Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, recordamos algunos aspectos básicos acerca del día a día con nuestras personas mayores, y también sobre sus cuidadores.

Con dignidad, empatía, afecto, educación, respeto, identidad, autonomía y paciencia quieren ser tratados las personas mayores. Así lo afirma “Ser Cuidador/a”, el servicio de ayuda a personas cuidadoras no profesionales de Cruz Roja Española, con motivo de la celebración de éste sábado 15 de junio del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

La misma información, que claramente es aplicable en todo el mundo, resalta los beneficios del contacto físico para las personas mayores, ya que mejora la salud física y sicológica, fortalece el sistema inmune, favorece la confianza y ayuda a expresar emociones, entre otras características.

Entonces, ¿de qué hablamos cuando hablamos del buen trato hacia las personas mayores? Nos referimos a una suerte de decálogo transversal a todos los países, que debiera regir el actuar de los cuidadores, profesionales o no. Esto es, personas con:

  • Vocación: que les guste dedicar parte de su tiempo a cuidar de los demás, y cuya recompensa es la sonrisa de la persona cuidada.
  • Empatía con el otro: saber colocarse en el lugar de la persona mayor.
  • Previsión: conocer los ritmos vitales de las personas a las que cuida ayudará siempre a prevenir cualquier posible situación de riesgo.
  • Habilidades sociales: saber tratar a los mayores y al resto de la familia facilita mucho la relación del cuidador con ellos.
  • Fortaleza: al cuidar a un mayor/con discapacidad/dependiente en algún momento aparecerán sentimientos de malestar, miedo o soledad que en lugar de debilitar al cuidador, debe hacerlo más sólido.
  • Aceptación: al cuidar a una persona no caben los sentimientos de frustración, de impotencia o de rabia. Siempre hay que seguir adelante.
  • Generosidad: es fundamental crear alrededor de la persona cuidada y su familia un ambiente de generosidad que transmita a los demás confianza, serenidad y normalidad frente a cualquier situación.
  • Paciencia: es muy necesaria para enfrentar situaciones duras, por lo general, perdurables.
  • Responsabilidad y superación: siempre hay que intentar hacerlo siempre cada día mejor. Un cuidador responsable es un gran cuidador, uno irresponsable no puede ser llamado cuidador.
  • Saber pedir ayuda y buscar tiempo para uno: hay que tener y disfrutar tiempo libre para uno mismo y encontrar momentos de tranquilidad personal.

PARA NO DESCUIDAR

La Cruz Roja Española también se refiere sobre los malos tratos hacia las personas mayores. La entidad española distingue entre siete tipos diferentes de malos tratos:

  1. Negligencia (no cubrir las necesidades básicas de salud, alimentación, vestimenta, higiene personal y vivienda de las personas mayores)
  2. Sexuales (conducta o contacto sexual sin consentimiento)
  3. Físicos (golpes, uso inadecuado de remedios, etc)
  4. Vulneración de derechos (agredir, no reconocer sus derechos, no permitir visitas, desalojo del domicilio, etc)
  5. Abandono (desamparar a la persona al no hacerse cargo de su cuidado y su custodia)
  6. Materiales o económicos (tomar sin permiso joyas o dinero, obligar a cambiar el testamento, etc)
  7. Sicológicos o emocionales (amenazas, privación de poder de decisión, etc)
Ir al contenido