Envejecimiento de la población ha llevado a 55 países a aumentar edad de retiro en últimos 22 años

De esta realidad no se salvan algunos países de Latinoamérica, los que han debido realizar reformas paramétricas para enfrentar el nuevo escenario demográfico.’El continuo envejecimiento de la población ha puesto en jaque a los sistemas de pensiones de reparto’, así parte un estudio elaborado por la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) que da cuenta de cómo los sistemas de pensiones han debido ir ajustándose en algunos países de América Latina.

A nivel general, según la FIAP, en un lapso de 22 años, entre 1995 y junio de 2018, un total de 78 países aumentaron la tasa de cotización en sus programas de reparto. Asimismo, 55 países debieron aumentar la edad de retiro y 61 ajustaron la fórmula de cálculo de los beneficios, recortando o congelando el monto de las pensiones de vejez.

En el caso de Latinoamérica, la eficiencia de los sistema de pensiones, en su mayoría de reparto, no sólo se ha visto afectados por el envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad, sino que tambiénpor la alta informalidad laboral, ‘que provoca que un importante porcentaje de la población no cotice para la seguridad social’, precisa el informe.

Argentina, Brasil y Colombia, son las tres naciones en las cuales se centra el informe ya que ‘han mostrado tener serios problemas de sostenibilidad de sus sistemas de pensiones de reparto’.

Déficit

En Colombia, el sistema habría alcanzado un déficit del 4% del PIB en 2017. Esta deuda ha tenido un crecimiento bastante acelerado ya que en 1990 el gasto en pensiones representaba el 0,6% del PIB, mientras que en 2016 alcanzó un 3,4% del PIB.

Por otra parte, la relación entre trabajadores activos y adultos mayores que tiene el país, tampoco depara un panorama muy auspicioso.

Hacia 1950 Colombia tenía 11 trabajadores activos por cada adulto mayor, mientras que en la actualidad hay 6,7. Hacia 2030 se proyecta que habrá sólo cuatro y hacia 2060 únicamente dos. La Comisión del Gasto y la Inversión Pública (2017) planteó una serie de propuestas para reformar el sistema previsional colombiano. Algunas de ellas son aumentar la cobertura, moderar la magnitud del gasto público en pensiones y corregir la ‘regresividad’ del sistema de reparto.

En el caso de Argentina, la FIAP señaló que en la última década, el país más que duplicó el gasto público en pensiones, pasando de representar el 5% del PIB en 2006 al 11,3% del PIB en 2017. ‘De hecho, el gasto en pensiones explica casi la mitad del gasto público del Gobierno Nacional’, enfatizó el reporte.

Según datos oficiales, el año pasado, el sistema previsional sólo dispuso de ingresos para cubrir el 60% de sus obligaciones, lo que derivó en un déficit estructural equivalente al 4,7% del PIB.

Bajo estos antecedentes, la FIAP explicó que en febrero de este año, comenzaron a regir los cambios introducidos en la reforma previsional, promulgada por el gobierno.

Parte de los cambios se relacionan con la modificación de la fórmula de cálculo para las actualizaciones de las pensiones y programas de asistencia social.

De este modo, los montos de las pensiones se ajustarán según la inflación y no según la tasa de recaudación como ocurría anteriormente. Por otra parte, la elevación de la edad de jubilación será optativa: de 65 a 70 años para los hombres y de 60 a 63 para las mujeres.

Por último, en Brasil, el déficit actual del sistema de pensiones representa el 4,8% del PIB, lo que explica la mitad del déficit fiscal del país. En cuanto al gasto en pensiones, se estima que supera el 8% del PIB, una cifra que la OCDE proyecta que crecerá hasta cerca del 14% del PIB hacia 2040, si no se realizan cambios profundos al sistema actual.

Frente a esto, el gobierno brasilero incorporó algunas modificaciones, siendo una de ellas el establecer una edad mínima de jubilación (65 años).

En el caso de los sistemas de capitalización individual, los cuales no aborda el informe de la FIAP, estos problemas (envejecimiento de la población e informalidad laboral) también están presentes. Muestra de ello es la necesidad de una reforma de pensiones en Chile, proyecto en el que trabaja el gobierno de Sebastián Piñera.

El Diario Financiero
Finanzas y mercados
26.09.2018

Ir al contenido