Estudio realizado en más de 10 mil personas: Tener una vida social activa podría reducir el riesgo de sufrir algún tipo de demencia

Los adultos de entre 50 y 60 años que comparten con sus amigos frecuentemente tienen hasta un 12% menos de probabilidades de perder sus facultades mentales más adelante en la vida.

El simple hecho de mantener el contacto social podría tener un impacto positivo para reducir el riesgo de demencia. Así lo indica un estudio dado a conocer ayer, realizado por investigadores del University College de Londres, el cual sugiere que ver a los amigos de manera frecuente entre los 50 y 60 años puede evitar el desarrollo de la enfermedad más adelante en la vida. Hoy, la demencia es un importante desafío de salud a nivel mundial. En Chile, de hecho, se espera que el 3% de la población padezca alguna forma de este mal para el 2050. 

Estimular el cerebro 

Para realizar la nueva investigación, los científicos siguieron a 10.228 personas durante casi 30 años. En ese período, todos respondieron cuestionarios sobre la frecuencia con la cual mantenían contacto con amigos y familiares y fueron sometidos a varios tipos de pruebas cognitivas. Los resultados, publicados en la revista Plos Medicine, arrojaron que quienes tenían entre 50 y 60 años y veían a sus amigos casi a diario tenían un 12% menos de riesgo de desarrollar demencia, incluido el alzhéimer. Esto, en comparación con quienes veían a sus pares una o dos veces al mes o cada varios meses. 

‘Este hallazgo podría alimentar estrategias para reducir el riesgo de todos de desarrollar demencia, agregando una razón más para promover comunidades conectadas y encontrar formas de reducir el aislamiento y la soledad ‘, comentó Andrew Sommerland, epidemiólogo y coautor del estudio. Trabajos anteriores ya habían encontrado que el aislamiento era un riesgo para desarrollar demencia. Sin embargo, este es el estudio más grande realizado hasta ahora que encuentra una evidencia inversa, es decir, que la conexión social podría ser un factor protector. ¿Cómo se explica esto? De acuerdo con Gill Livingston, investigador en demencias y primer autor del trabajo, las personas que comparten socialmente están ejerciendo habilidades, como la memoria y el lenguaje, lo que impulsa una mayor sinapsis (conexión entre neuronas) y una mejor reserva cognitiva. 

‘Esto podría ayudarlos a lidiar mejor con los efectos de la edad y retrasar cualquier síntoma de demencia ‘, asegura Livingston. Claudio Hetz, director del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI) de la Universidad de Chile, dice que las conclusiones del estudio ‘son robustas’, debido a la cantidad de población estudiada. Y concuerda con Livingston en que los hallazgos podrían estar relacionados con la estimulación cerebral. De hecho, comenta, se han encontrado resultados similares en estudios con ratones. ‘Una actividad sináptica constante, creada experimentalmente en animales, ha demostrado disminuir el desarrollo de alzhéimer’, asegura. Hetz dice que el mensaje es claro: ‘Hay que estar activo (socialmente) y mientras antes, mejor’.

Fuente: El Mercurio

Ir al contenido