Fundación Oportunidad Mayor lanza libro biográfico de activista social y artista Rosmarie Prim en Concepción

La publicación, que lleva por título “Hacer es vivir”, es la segunda edición del proyecto Legados para Chile, de Fundación Oportunidad Mayor, iniciativa que busca rescatar historias de personas mayores, vivas, que con sus acciones han impactado positivamente a su comunidad.

En una emotiva ceremonia se lanzó ayer el libro “Hacer es vivir”, publicación que relata la vida y obra de Rosmarie Prim, una de las mujeres más queridas y admiradas de Concepción y Copiulemu, que desde que llegó a Chile, en 1963, ha realizado una valiosa contribución al entorno social, artístico y cultural dela región.

El libro, escrito por la periodista Lorena Medel, forma parte del proyecto Legados paraChile, de Fundación Oportunidad Mayor, cuyo objetivo es relevar la imagen de la vejez, rescatando historias de hombres y mujeres mayores, vivos, que con sus actos han hecho un aporte significativo a la humanidad.

 “Cada página de este libro nos habla de una mujer fuerte, positiva, llena de energía, inteligente, trabajadora, visionaria y con una capacidad de resilencia fuera de serie. Es el tipo de envejecimiento que nosotros queremos promover en Chile”, aseguró Consuelo Moreno, directora deIncidencia de Fundación Oportunidad Mayor.

La FundaciónOportunidad Mayor es una organización de la Sociedad Civil que trabaja activamente en la articulación y materialización de proyectos que buscan mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Y en ese propósito, promueve la vida activa, la actitud positiva y la vida sana.” Nuestro anhelo, y en eso trabajamos todos los días, es que ser persona mayor en Chile sea un privilegio.  La historia de Rosmarie va justamente en esa línea. Rosmarie Prim merece que su historia sea conocida y, más allá del anonimato, es un deber moral, de quienes adoramos a Chile, relevar la importancia de descubrir más personas notables como ella, para que su trabajo trascienda y sea un ejemplo para las futuras generaciones”, afirmó Consuelo Moreno.

La presentación de la obra estuvo a cargo de Sandra Muñoz, directora del ColegioInfantil Manderscheid y de Consuelo Moreno, directora de Incidencia de la FundaciónOportunidad Mayor. En la actividad también participaron Jorge Baksai Márquez, vicepresidente del Club Concepción, José Elgueta Adrovez, director del ComitéCultural Club Concepción y Jorge Roa, alcalde de la municipalidad de Florida, municipio al que pertenece Copiulemu. También se hicieron presentes empresarios, autoridades académicas, representantes de las bordadoras de Copiulemu y diversas autoridades regionales.

La autora dela biografía, Lorena Medel, señaló que “conocer la vida y obra de personas mayores notables nos ha confirmado que para lograr un buen envejecer hay que tener metas, objetivos y ganas de vivir. Las personas que envejecen bien, son positivas, sociables, activas… tienen sueños. Escribir sus historias ha sido una experiencia extraordinaria de aprendizaje, de sorpresa y de mucha reflexión. Me siento muy privilegiada de haber podido hacerlo”.

Por su parte, Rosmarie, con su extraordinario carisma y marcado acento alemán dijo que “lo único que me queda es agradecer a la Fundación Oportunidad Mayor y a la periodista Lorena Medel. Mi vida completa está en este libro de 120 páginas.Gracias, gracias, simplemente gracias. Realmente me siento muy contenta”.

Activista social y artista

Rosmarie Prim dejó el Primer Mundo, y las comodidades que le daba su familia alemana, para venir a Copiulemu, un pueblo rural ubicado a 40 minutos de Concepción, donde la familia de su amado Eduardo tenía campo. Llegó a un Chile muy distinto del que conocemos hoy día. Y a una región del Bío Bío que parecía detenida en el sigloXIX. Pero ella, vez de deprimirse por la ausencia de civilización, la pobreza de la gente y la precariedad de la infraestructura, se maravilló por lo mucho que había que hacer.

En todos estos años, se ha involucrado en proyectos educativos, artesanales, en obras de restauración y ha ayudado a muchas personas a salir de la pobreza. Formó el primer jardín infantil rural de Chile, y cuando ya vio que las madres tenían donde dejar seguros y cuidados a sus hijos, armó una agrupación de bordadoras, enseñándoles a usar su imaginación y talento para dar vida a figuras campesinas, animalitos, todas las cosas que uno ve allí, en ese pueblo llamado Copiulemu.

Partió con 20mujeres y un bus abandonado que, con ingenio, convirtió en centro artesanal.Hoy son más de 50 las bordadoras que se reúnen mes a mes en un espacioso CentroArtesanal para bordar en un pedazo de paño, o en un saco de harina, el entorno campesino de la tierra de Copiulemu. Una labor maravillosa que transmite serenidad, templanza y, sobre todo, entrega valores para la vida.

En 1987, cuando el Papa Juan Pablo II visitó Chile, las bordadoras de Copiulemu, lideradas por Rosmarie, confeccionaron un lienzo de 20 metros cuadrados, compuesta por 42 paños ilustrativos del mundo del trabajo y las 14 estaciones del vía crucis, que se tendió como telón delante del cual Karol Wojtyła hizo su sermón. La obra actualmente, se exhibe en la parroquia “Nuestra Señora de laCandelaria”, en San Pedro de la Paz.

Dos años después, y gracias a las habilidades comerciales y comunicacionales de Rosmarie, fueron invitadas a exponer a la ciudad alemana de Bonn y luego, en1991, a Nottingham, en Inglaterra. En 2010 fueron distinguidas con el sello deExcelencia de Artesanía de la Unesco, y en 2004 recibieron el premio Lorenzo Berg, otorgado a artesanos y artesanas destacados de Chile. Definitivamente, Rosmarie le cambió el rostro a Copiulemu. Y lo sigue haciendo. Ella es la prueba más firme de que el envejecimiento, más que una amenaza, es un privilegio. Una oportunidad de seguir dando y recibiendo con el mismo ímpetu que cualquier otra etapa de la vida.

Descargar el libro aquí

Ir al contenido