Más de la mitad de los seniors están en redes sociales y un 30% usa internet
Muchos adultos mayores están invirtiendo en propiedades para mejorar su pensión, aunque el gran obstáculo es el acceso al crédito, según datos de GfK Adimark. Además, la tercera edad ha aumentado sus gastos en categorías como viajes, belleza y ocio en general. De hecho, un 12% va a comer a un restaurante al menos una vez al mes, mientras el 26% va al mall. La expectativa de vida ha experimentado un aumento importante en los últimos años y todo parece indicar que seguirá en esa misma línea. De hecho, encuestas realizadas por GfK Adimark indican que, en unos años más, los adultos mayores superarán en número a los llamados millennials -la generación nacida entre los años 1980 y 2000-. De esta forma, si a 2020 se proyectan 3.272.000 personas de la tercera edad versus 4.365.000 jóvenes, al año 2030 la población senior llegará a 4.877.000 individuos ante los 3.984.000 del segmento menor. Al aumento de la cantidad de años que los chilenos están viviendo, se suma, además, un giro cada vez más marcado en su forma cotidiana de comportarse en aspectos tan básicos como en qué gastan su dinero o hasta qué edad trabajan por gusto, como también en su relación con la sociedad y su involucramiento con la tecnología. Así, por ejemplo, el 30% de las personas de la tercera edad ya utiliza internet como una herramienta indispensable en sus vidas versus el 71% que se observa en el resto de la población. En tanto, el 56% de los seniors usa WhatsApp y un 52%, Facebook. Con esto se confirma que más de la mitad participa de alguna red social. Además, el 9% usa Netflix (ver infografía). José Miguel Ventura, gerente comercial de GfK Adimark, afirma que aplicaciones de mensajería, entre ellas Facebook (Messenger), son las más relevantes en el segmento mayor, lo cual refleja las ganas de este grupo de no quedarse fuera de los contextos bajo los cuales hoy se rigen ciertas cosas. Asimismo, el ejecutivo explica que en el último tiempo los mayores de 60 años han empezado a invertir, por ejemplo, en bienes raíces para mejorar sus pensiones futuras, sin embargo advierte que hoy la traba principal para hacerlo es el acceso al crédito. “También hemos observado que el dinero suelen gastarlo primero en necesidades básicas que necesitan cubrir, pero luego han aumentado sus gastos en categorías de belleza, viajes y ocio, en general”, dice Ventura. Por ejemplo, el 12% va a comer a un restaurante al menos una vez al mes y un 26% va al mall . La evolución del senior: más político y menos “marquero” Otro elemento que suele definir a este segmento de la población es que lo emocional sigue siendo la base de su felicidad, pues lo más importante para ellos es el bienestar afectivo con su familia y amigos, seguido del material. Sobre el país, el 80% cree que la familia es la base de la sociedad, mientras un 78% cree que Chile es un país clasista, y un 77%, que es machista, de acuerdo con los sondeos de GfK Adimark. Con la edad, también aumenta la introversión, el conformismo, el evitar tomar riesgos y tener conflictos, sobre todo se observa un alza del conservadurismo, según la consultora. Por otro lado, precisan que los adultos mayores se han distanciado de las marcas, pues sienten que se ha generado un estereotipo de tercera edad que no necesariamente refleja a todos. “A muchas marcas se les olvida que este país envejece a tasas bastante considerables y que hoy los seniors ya son más que los menores de cinco años y pronto serán una población dominante. Son un mercado tremendamente relevante en Chile, pero también inmensamente postergado”, dice Ventura. Asimismo, los mayores son mucho más participantes del mundo político, votan más y se identifican con sectores y partidos. Se preocupan de los temas país y de los relacionados con la salud y las drogas, y se vinculan menos con la educación y la violencia de género comparado con los más jóvenes. Prefieren vivir en un lugar tranquilo La forma en la que quieren vivir, dónde y cómo también han cambiado. Así, por ejemplo, prefieren hacerlo en un lugar tranquilo que cerca de la familia o del trabajo. Y aunque no es un ítem relevante, privilegian más que los otros grupos vivir cerca de plazas y en lugares con vida de barrio. Al respecto, Iván Poduje, arquitecto y socio de Atisba, señala -como parte de una presentación de Icare- que la ciudad debe adaptarse a la realidad de los seniors . “Se observa, por ejemplo, una tendencia entre los mayores de comprar departamentos por sobre casas, que van en retirada en la medida que la población envejece. Las personas mayores necesitan también irse a vivir a sectores más consolidados y eso tiene implicancia en cómo los barrios se identifican con más edificios de departamentos, por ejemplo”, señala. En este sentido, Poduje asegura que comunas como Ñuñoa, Santiago centro, Providencia y Las Condes se han ido perfilando en esa dirección. “También observamos que se han comenzado a configurar ciudades como Miami en Chile, como es el caso de Viña del Mar y La Serena, que son polos de retiro. La idea es tener una segunda vivienda en esas ciudades para vivir parcialmente ahí a modo de descanso, o bien como primera vivienda”, dice Poduje. Eso sí, puntualiza en que para tener polos de retiro, el objetivo se debe mirar con el foco de políticas públicas de por medio, con el fin de construir viviendas adecuadas para un senior , como contar con subsidios para ampliaciones, para viviendas nuevas o bien adecuadas a ellos. “La idea es que exista una oferta mejor y más amplia de centros que reciban a adultos mayores semivalentes con miras a que puedan hacer la transición a la vejez de forma asistida en términos de arriendo de una vivienda cuando se es viejo”, afirma. Vía: El Mercurio / Economía y Negocios Descarga estudio: Adimark GfK
Ir al contenido