Contexto internacional

La Organización Mundial de la Salud (OMS 2015), a partir de un trabajo desarrollado en grupos focales de adultos mayores en 33 ciudades, señala que las actividades recreativas deberían ser gratuitas o al menos accesibles, para facilitar la participación de personas mayores. El costo de las actividades es una barrera frecuente, en especial en ciudades de países en desarrollo y con economías en transición. En algunas áreas existe una variedad de opciones sólo para personas con ingresos adecuados, y las actividades de recreación y esparcimiento sólo están disponibles para las personas con recursos económicos. Por otro lado, la disponibilidad de una variedad de oportunidades de interés para una amplia gama de personas mayores alienta mayor participación. Varios participantes señalan que las personas mayores necesitan saber acerca de las actividades y oportunidades a fin de participar.

Situación en Chile

Las actividades de ocio, ya sean de forma pasiva o activa, ocupan un espacio fundamental dentro del tiempo de las personas mayores. marcando la tendencia del envejecimiento activo y saludable, siendo un elemento clave para la prevención de la dependencia. El mantenimiento de una vida social activa, a través de las actividades de ocio, garantiza un envejecimiento satisfactorio tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. El turismo representa para las personas mayores un medio más en el que poder establecer relaciones sociales, desarrollar actividades y conocer y ampliar experiencias vitales.

De acuerdo con la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo, ENUT 2017, el tiempo de ocio y vida social se reduce con el aumento de la edad de las personas hasta 65 años, y este tiende casi a desaparecer en los grupos de mayor edad. De hecho el tiempo promedio en un día tipo dedicado a actividades de ocio y vida social, en personas de 66 años y más, es de 5,79 horas en el caso de los hombres y 5,61 horas en el caso de las mujeres. Este tiempo promedio disminuye en aquel dedicado a conversar y compartir con familia y amigos, con 2,39 horas diarias en los hombres, y 2,39 en las mujeres. Además, el tiempo promedio diario dedicado a juegos y aficiones en adultos mayores es de 1,05 horas en los hombres y 1,23 en las mujeres, disminuyendo drásticamente en actividades deportivas, donde los adultos mayores dedican solo 0,76 en caso de los hombres y 0, 69 mujeres. Finalmente, la asistencia a eventos como ir al cine, museos, conciertos, al estadio o celebraciones religiosas también refleja una baja partición de este grupo etario con un tiempo promedio diario de 1,20 horas en los hombres y 1,09 horas en las mujeres.

La tercera edad es una etapa en la que se enfrentan cambios a nivel físico, social y emocional. Cambios en los roles familiares y sociales, aumento del tiempo libre y disminución de algunas capacidades físicas. Pero es importante derribar el mito de que el envejecimiento no puede ser positivo y saludable. Ya que se ha demostrado que las actividades recreativas en la vejez brindan grandes beneficios, desde una disminución de los niveles de dolencia y medicación hasta un fortalecimiento de los vínculos sociales y de la autoestima. Estas actividades generan un entorno estimulante para el adulto mayor para adoptar experiencias de aprendizaje y estilos de vida saludable.

El Instituto Nacional del Deporte con su Programa Deporte de Participación Social: Adultos Mejores, ofrece talleres y eventos deportivos recreativos se realizan en las 15 regiones del país. La población objetivo son adultos mayores de 60 a 70 años preferentemente. La oferta programática es diversa, de acuerdo a las posibilidades de recintos disponibles, equipamiento, y necesidades de los beneficiarios. Entre las actividades ofrecidas están la gimnasia para el Adulto Mayor, caminatas, gimnasia acuática, Tai Chi, senderismo, pilates, y otros.

Las actividades recreativas y sociales ayudan al adulto a potenciar su creatividad, sentirse útiles, elevar su autoestima, disfrutar de nuevos intereses, fomentar las relaciones interpersonales, fomentar el bienestar y la satisfacción así como mantener las habilidades cognitivas y psicomotrices, como activar su cuerpo, buscar el equilibrio y el placer de forma tanto individual como interactuando con otras personas. A su vez los ejercicios de agilidad mental, los clubes de lectura o bingo ayudan a mantener la buena memoria además de cambiar la rutina y tener un momento de ocio divertido.

La Fundación Caritas a través de un estudio realizado el año 2012 a 12.000 mujeres de la tercera que edad que participa en clubes de la capital su objetivo fue indagar en las necesidades e intereses que buscan satisfacer al integrarse a dichos espacios. Una de sus conclusiones fue que entre los principales logros y motivaciones para seguir participando de clubes de adulto mayor, se encontraba con un 86% la recreación.

El programa de Turismo Social busca los adultos mayores en situación de vulnerabilidad accedan a espacios de recreación y/o esparcimiento y que fortalecen sus redes de apoyo. Por otra parte, el Ministerio de Culturas, las Artes y Patrimonio tiene una oferta de actividades culturales que podrían ser de interés para las personas mayores.

Acciones sugeridas

Desarrollar actividades recreativas más accesibles a las personas mayores, a través de la utilización de los espacios públicos comunes, como las plazas, parques o centros en los cuales se reuna una gran cantidad de personas mayores.

Ir al contenido