Viviendas tuteladas: adultos mayores envejecen en comunidad y de forma activa

En la región existen cuatro condominios que entregan una solución habitacional a personas que sean autovalentes. La iniciativa es impulsada por Senama, que otorga la administración a otras instituciones.

En mayo próximo, Marigen Velásquez cumplirá siete años habitando en el Condominio de Viviendas Tutelas (CVT) «Nueva esperanza» de Valdivia. Fue una de las primeras en llegar, luego de que le pidieran desocupar la mediagua donde residía. A sus 83 años, afirma que esa dificultad le permitió conocer la familia que nunca tuvo. «Aquí encontré la paz y la felicidad, aquí comparto con mis vecinos, si alguno quiere que lo escuche o lo ayude, lo hago», expresó.

En el día a día, Marigen Velásquez lleva una vida activa. «Me levanto, hago mi cama y aseo, preparo mi comida, porque pienso que uno no puede, por ser adulto mayor, quedarse sin movimiento, como un mueble, porque eso sería perjudicial para nosotros mismos», señaló.

«No sabemos cuánto más vamos a vivir, pero el tiempo que nos quede tiene que ser grato», agregó.

El CVT de Valdivia tiene 20 casas. Actualmente, son 19 los beneficiarios que allí viven. La principal característica de las viviendas es que están especialmente equipadas para los adultos mayores, con el objetivo de promover la autovalencia.

Cada casa cuenta con un dormitorio tipo suite con baño privado, cocina-comedor en una superficie de 22 metros cuadrados.

Además, los beneficiarios cuentan con espacios de uso común, una sede comunitaria y áreas verdes.

En este espacio -destacó Velásquez- «todos hablamos el mismo lenguaje; cuando nos reunimos nos reímos, conversamos y tratamos de dejar esa mochila, como le digo yo, de los sufrimientos, amarrada afuera, bien lejos, para que no sigamos cargando con ella».

Allí, también tiene su hogar Elisa Riveros, de 86 años. Hace dos años y dos meses llegó a habitar el condominio. Se vino de Santiago con la intención de vivir con sus hijos que residían en la ciudad. Sin embargo, eso no se concretó.

Hicieron los trámites en el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama), «gracias a Dios nos fue bien y me dieron esta linda casita», sostuvo.

«Aquí lo pasamos bien, tenemos unión con todos los vecinos, nos protegemos, hacemos reuniones, almuerzos y onces», agregó.

Para ella, envejecer junto a otros adultos mayores es beneficioso. «Entre todos nos preguntamos ‘cómo amaneció vecino’, y si uno durmió mal le decimos ‘tómese una agüita de hierbas’, nos cuidamos y lo pasamos bien», expresó.

Cuando no realizan actividades en conjunto, Elisa Riveros se dedica a cuidar sus plantas, a tejer y leer. «En eso paso el día, no me aburro para nada», subrayó.

CUATRO CONDOMINIOS

Los Condominios de Viviendas Tuteladas son una iniciativa que forma parte de un convenio entre el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y el Servicio Nacional del Adulto Mayor.

Estos conjuntos habitacionales están ubicados en un lugar que permite a los residentes ser parte de su comunidad, es decir con los servicios necesarios cerca (consultorio, locomoción, supermercados, entre otros).

Gustavo Biolley, coordinador regional de Senama, explicó que a través de esa alianza el Minvu compromete recursos sectoriales para la construcción de los condominios.

El objetivo -afirmó- «es dar una solución habitacional a aquellos adultos mayores que no cuenten con una propiedad donde habitar» y recalcó que uno de los principales requisitos para optar a estas viviendas es ser adulto mayor autovalente.

La casa se le asigna al adulto mayor en calidad de como-dato. Ello implica que el beneficiario no es dueño de la propiedad, sino que se le entrega mientras esté vivo o manifieste su voluntad de permanecer en ella.

El comodato establece algunas cláusulas que los adultos mayores deben cumplir, como mantener la limpieza de su casa, buenas relaciones personales y el pago de los gastos comunes.

De forma paralela -indicó-se busca reinsertar a los adultos mayores en la sociedad, promoviendo que vivan en comunidad. «Si bien es cierto, los condominios son del Servicio Nacional del Adulto Mayor, son operados por fundaciones o municipalidades, para lo cual deben presentar un plan de trabajo que considere medidas para activar las redes en el caso que los adultos mayores, por ejemplo, requieran atenciones médicas, mantener la autovalencia y, sobre todo, mantener una buena relación en comunidad», explicó.

A través de este convenio con el Minvu, en la región de Los Ríos se han construido cuatro condominios: Valdivia, Río Bueno, Mariquina y Lanco. Los tres primeros son administrados por la Fundación Oportunidad Mayor, con 20 cupos para adultos mayores en cada uno, y el cuarto por la Municipalidad de esa comuna, con 15 cupos.

El de Mariquina fue el último en ser inaugurado. La ceremonia se realizó en agosto del año pasado, con la visita del subsecretario de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal, y el director nacional de Senama, Octavio Vergara.

La administración es entregada a las instituciones mediante licitación pública por dos años y renovable por igual período cuando las partes están de acuerdo.

Como contraparte técnica de los CVT, Senama supervisa la correcta ejecución de los compromisos ya adquiridos.

Biolley explicó que el servicio tiene una funcionaria a cargo de revisar la operación que realizan la Fundación Oportunidad Mayor y la Municipalidad de Lanco y autorizar los estados de pago a los organismos administradores para el funcionamiento de los condominios durante el año.

Anualmente, el Senama destina $9.909.600 para el funcionamiento de cada CVT, aporte que se entrega en dos cuotas.

«Sumado a ello, a través de nuestro programa de Buen Trato al Adulto Mayor, hacemos constantes capacitaciones a nuestros residentes de los condominios, especialmente en manejo de conflicto y en materia de relaciones personales de la comunidad», informó el coordinador.

OPORTUNIDAD MAYOR

La Fundación Oportunidad Mayor tomó la decisión de poner en marcha un proyecto destinado a entregar a Valdivia las herramientas necesarias para convertirla en el primer polo gerontológico de Chile.

En ese contexto, ha materializado en la ciudad diversas iniciativas.

«Apoyamos con fuerza al Hogar Padre Pío de Fundación Las Rosas y junto con la Municipalidad y la Universidad San Sebastián, estamos llevando a cabo el proyecto ‘Valdivia, ciudad amigable para las personas mayores’, que busca que la comuna obtenga la certificación de Ciudad Amigable que otorga la Organización Mundial de la Salud (OMS) a las urbes que cumplen con las condiciones urbanas básicas para un buen envejecer», destacó Ximena Cruz, coordinadora en Los Ríos de la Fundación Oportunidad Mayor.

En 2017, la institución firmó el convenio de colaboración con el Servicio Nacional del Adulto Mayor, a través del cual se le otorgó la facultad de administrar tres Condominios de Viviendas Tuteladas en la región.

«Es decir, nosotros somos encargados de velar por el cuidado integral de los residentes, levantar un diagnóstico socio-sanitario de los beneficiados de este tipo de viviendas, ejecutar un plan de intervención social individual y grupal y un plan de mantención y reparación de las casas», explicó Cruz.

Además, dijo que la Fundación se comprometió a velar y facilitar herramientas de desarrollo personal que les permitirá a los adultos mayores una mejor autogestión y mantenerse en constante actividad.

Ello -preciso- «promoviendo instancias de participación tales corno la formación de un club de adultos mayores y la postulación a fondos públicos, entre otras iniciativas».

En esa línea, detalló que «como operadores buscamos dar un impulso al condominio y fortalecer a nuestros adultos mayores. ¿Cómo? Desarrollando talleres específicos que respondan a las necesidades e intereses de los adultos mayores, por ejemplo a través de cursos de manualidades, actividad física, terapia ocupacional, kinesiología, entre otros».

«Nuestras monitoras trabajan a diario con los residentes, con el fin de darle sentido al envejecimiento. Por lo mismo, nos preocupamos de crear comunidades, celebrar cumpleaños, realizar actividades durante el mes del adulto mayor, reunirlos para convivir y manifestar sus preocupaciones. El adulto mayor aquí es el protagonista y un agente de derecho», agregó Ximena Cruz.

Además, indicó que la oportunidad de operar estos condominios les ha dado la posibilidad de aplicar los conceptos que se desprenden de la misión que tiene la Fundación. Esto es, promover el envejecimiento activo y el cuidado integral de las personas mayores del país, «por lo tanto, es un tema prioritario en nuestra Fundación y esperamos poder operar más que estos tres condominios», señaló.

El convenio finaliza en julio de este año y, por ley, desde ese mes corresponde una próxima licitación, «a la cual tenemos pensado postular con el fin de mantener la operación de los condominios y los lazos que hemos generado con los residentes», afirmó Cruz.

¿Quiénes pueden optar a una vivienda?
La persona mayor que quiera y necesite ser parte de un Condominio de Vivienda Tutelada, debe acercarse al Servicio Nacional del Adulto Mayor y cumplir con los siguientes requisitos: ser adulto mayor (60 años o más) en situación de vulnerabilidad, con necesidad habitacional, pertenecer al 60 por ciento más vulnerable de la población de acuerdo al Registro Social de Hogares y acreditar, en caso que sea necesario, pérdida de vivienda, situación de violencia intrafamiliar, de enfermedad catastrófica o desalojo por la fuerza pública, según corresponda. La información relativa a los requisitos se encuentra disponible en la página web www.chileatiende.gob.cl.

FUTUROS PROYECTOS

Gustavo Biolley explicó que el Programa Adulto Mejor, que lidera la Primera Dama Cecilia Morel, plantea en el ítem «Ciudades amigables» aumentar la construcción de Condominios de Viviendas Tuteladas.

Precisó que para optar a la construcción de un condominio, «primero debemos contar con un terreno disponible que pertenezca al Servicio de Vivienda y Urbanización y que no esté asignado a la edificación de conjuntos habitacionales», dijo.

«Desde el momento en que asumí el cargo de coordinador regional en julio de 2018, empezamos a trabajar con el equipo fuertemente para presentar una cartera de proyectos que dé solución habitacional a nuestros adultos mayores», subrayó.

Es así como el año pasado ingresaron a la Dirección Nacional del Senama las carpetas para la construcción de dos Condominios de Viviendas Tuteladas: en Futrono y en Lago Ranco.

«Por lo tanto, para Los Ríos está en carpeta la construcción de esos dos nuevos CVT, que debiesen comenzar a ejecutarse durante 2019. Estamos a la espera de que se otorgue el presupuesto de parte del Ministerio de Vivienda y Urbanismo», precisó Biolley.

Agregó que en el contexto del Programa Adulto Mejor la región tiene un desafío importante. La meta, al término del gobierno, es duplicar los Condominios de Viviendas Tuteladas que actualmente existen en Los Ríos.

Fuente: El Diario Austral Valdivia

Ir al contenido