Yara Winegar, pasante estadounidense en FOM: “Las personas mayores son igual de importantes que cualquier otro grupo de edad”

El destino original sería Lamu, uno de los 47 condados que dividen Kenia, país ubicado en el este del continente africano. Ahí colaboraría con una fundación de niños que trabaja en la salud de un lugar donde la expectativa de vida no supera los 57 años.

–  El viaje estaba todo listo, y dos días antes de irme, el gobierno americano emitió una alerta de que no era recomendable ir a Lamu, ya que hay un grupo terrorista que está en guerra con los lugareños. Además, atacan particularmente a la gente involucrada en la salud –explica Yara Winegar (19 años), estudiante de Neurociencias en la American University en Washington D.C., y quien permanecerá un mes aprendiendo y colaborando con la Fundación Oportunidad Mayor.

Fue entonces que contactó con un amigo cercano, quien “me explicó que había una fundación en Santiago que fomenta el envejecimiento positivo y la salud de las personas mayores, y que tal vez una mano extra sería útil”.

Yara siempre ha trabajado con niños, haciendo voluntariado con menores expuestos a la violencia y la pobreza. “Pero nunca había tenido la oportunidad de involucrarme con el espectro opuesto, las personas mayores. Además, la geriatría es una rama de medicina que me interesa mucho y que puedo aprender para mi carrera de medicina”.

– ¿Cómo ha sido tu experiencia hasta ahora en la Fundación Oportunidad Mayor?

– Ha sido positiva y muy interesante. En un hogar en Valparaíso pude aprender sobre la gestión, y de paso ver el entorno donde la gente mayor de Chile vive. He podido ver la situación que muchas personas mayores enfrentan aquí y la gran pasión que hay por ayudar y por mejorar su calidad de vida, puesto que son igual de importantes que cualquier otro grupo de edad.

– Según lo que has visto hasta ahora, ¿cómo es la situación de las personas mayores en Chile comparado con la que existe en Estados Unidos?

– El tratamiento de las personas mayores es muy diferente en ambos países. Aquí en Chile las personas mayores están más bien olvidadas y no reciben la atención y el amor que se merecen. Mis últimos dos años de colegio viví en Boca Ratón, Florida, donde las personas mayores son bastante activas; hacen muchas actividades durante el día, tienen amistades en la comunidad, y son cuidadas y amadas por sus familias, aunque vivan en sus propias casas. Sinceramente es muy refrescante ver que las personas mayores están viviendo la vida, haciendo lo que quieren y lo que les gusta.

Ir al contenido